Empecé este blog con 16 años y otro nombre ('Dime que series ves y te diré cómo eres'). En un principio solo hubo cabida para las series de televisión pero más tarde decidí ampliar el contenido a todo aquello que contase con un mínimo de guion/ficción, ¡incluso la propia vida, señorxs! Decía Susan Sontag en 'Contra la interpretación': "En las buenas películas existe siempre una espontaneidad que nos libera por entero de la ansiedad por interpretar". Carrie Bradshaw decía en 'Sexo en Nueva York': "I couldn't help but wonder...". Bienvenidxs. Contacto: oscarrusvicente@gmail.com



jueves, 23 de enero de 2014

Relatos cortos (IV)

Llegó a la conclusión de que cuanto mayor era, menor era su pudor a la hora de cagar en baños públicos. Era de lo único que estaba seguro a tres días de entrar en la veintena. «Menuda cagada» dijo su conciencia. Aunque había de confesar que también era mayor su disfrute en el sexo con los hombres y menor su reticencia a abandonar personas física y mentalmente. No suponía un drama cumplir años, ni cagar en un váter ajeno ni su incipiente promiscuidad. No se detenía por preocupaciones insulsas pues sólo se importaba él mismo, haciendo gala de un egocentrismo que, desgraciadamente, se acentuaba con el paso del tiempo. Era plenamente consciente de la rivalidad que existía entre afección y egolatría. El conseguir un sin fin de vivencias y recuerdos no le quitaba el sueño; dicha improbabilidad ya había sido estudiada.Tenía barba y labia- había nacido con bigote y entrecejo- pero no poseía suficiente paciencia que invertir en corazones foráneos. La única en su haber era reservada para sí mismo.