Empecé este blog con 16 años y otro nombre ('Dime que series ves y te diré cómo eres'). En un principio solo hubo cabida para las series de televisión pero más tarde decidí ampliar el contenido a todo aquello que contase con un mínimo de guion/ficción, ¡incluso la propia vida, señorxs! Decía Susan Sontag en 'Contra la interpretación': "En las buenas películas existe siempre una espontaneidad que nos libera por entero de la ansiedad por interpretar". Carrie Bradshaw decía en 'Sexo en Nueva York': "I couldn't help but wonder...". Bienvenidxs. Contacto: oscarrusvicente@gmail.com



miércoles, 29 de enero de 2014

Relatos cortos (V)

Siempre había sido un firme creyente del refrán español «A quien madruga, Dios le ayuda». Contrariedad notable la suya puesto que ni madrugaba ni creía en Dios. Sin embargo, aquella mañana fue Dios quien se levantó temprano con el propósito de desquitarle de los dos únicos deleites de su existencia: su mujer y el sueño. Fue entonces cuando descubrió su gusto por otros, desconocidos hasta la fecha: la soledad y el amanecer. «¿Acaso existe algo irremplazable en la vida?» reflexionó en voz alta durante el velatorio. El desconcierto e incluso el repudio se apoderaron de los rostros de sus hijos. La ausencia de una respuesta verbalizada por parte de los presentes se saldó con un ataque a mano armada orquestado por la rabia del recién enviudado: «Ilusos; tenéis miedo a la muerte y lo que es peor, a la vida».