Empecé este blog con 16 años y otro nombre ('Dime que series ves y te diré cómo eres'). En un principio solo hubo cabida para las series de televisión pero más tarde decidí ampliar el contenido a todo aquello que contase con un mínimo de guion/ficción, ¡incluso la propia vida, señorxs! Decía Susan Sontag en 'Contra la interpretación': "En las buenas películas existe siempre una espontaneidad que nos libera por entero de la ansiedad por interpretar". Carrie Bradshaw decía en 'Sexo en Nueva York': "I couldn't help but wonder...". Bienvenidxs. Contacto: oscarrusvicente@gmail.com



jueves, 17 de abril de 2014

Relatos cortos (XI)

Tenía la costumbre de salir a fumar un cigarro después de desayunar y antes de ducharse. Aprovechaba las mañanas de sol y poca sombra para pasear por el jardín de la casa de sus abuelos. Nunca fumaba delante de su familia por lo que en cierto modo aquel ritual era jugar al escondite mientras durasen las caladas. Tenía miedo de que le descubrieran por lo que era muy meticuloso a la hora de no dejar rastro de ceniza. ¿La solución? Tirar las colillas a la calle desde el jardín. Pero un día dicha colilla cayó sobre un chico que pasaba por allí y éste se asomó por la cancela para quejarse. Lo que ninguno de los dos sabía -ni imaginaba- es que aquel rifirrafe vecinal  sacudiría sus corazones hasta confines jamás sospechados. Uno dejó el tabaco: el otro, de quejarse. Ambos abandonaron malos hábitos y encontraron la rutina idónea entre desayuno y ducha: quererse.