martes, 6 de mayo de 2014

Relatos cortos (XVI)

-Si pudieras elegir un súperpoder, ¿cuál elegirías?
-Matar con la mirada. ¿Y tú?
-Asesinar a golpe de olvido.

Sobraban las palabras. Faltaba aire fresco en aquella habitación congestionada por la secreción de sudor y semen tras el polvo más agresivo de sus vidas. Ni rastro de sangre. Se respiraba sexo mezclado con rencor. No hizo falta ningún cuchillo para cortar la tensión pues las palabras ya se habían hecho cargo de ello. El silencio y la confusión se hicieron con el control de la situación pero la histeria no tardó en llamar a la puerta. De repente, olía a muerte. Uno se había quedado ciego. El otro, sin recuerdos.