Empecé este blog con 16 años y otro nombre ('Dime que series ves y te diré cómo eres'). En un principio solo hubo cabida para las series de televisión pero más tarde decidí ampliar el contenido a todo aquello que contase con un mínimo de guion/ficción, ¡incluso la propia vida, señorxs! Decía Susan Sontag en 'Contra la interpretación': "En las buenas películas existe siempre una espontaneidad que nos libera por entero de la ansiedad por interpretar". Carrie Bradshaw decía en 'Sexo en Nueva York': "I couldn't help but wonder...". Bienvenidxs. Contacto: oscarrusvicente@gmail.com



sábado, 17 de mayo de 2014

Relatos cortos (XVII)

«Cuanto más te quejes en vida, más malvas criarás estando muerto». Su condición de católico y alérgico a las malvas convirtió aquella frase anecdótica en una advertencia -o más bien, amenaza- que cambió totalmente el transcurso de su vida. Su madre se había encargado de forma exhaustiva de inculcarle la pulcritud del catolicismo desde su infancia por lo que aquel niño creció sin miedo a la muerte pues creía en la existencia de vida después de la misma. Sin embargo el paso de los años, la experiencia y la casualidad le condujeron -no simultáneamente- hacia tres verdades: aquella mujer no era su madre biológica, no existía vida después de la muerte y ni siquiera era alérgico a las malvas. Las dos últimas certezas vinieron dadas por su condición de cadáver. «¿Qué tipo de vida póstuma es vivir encerrado en un ataúd a dos metros bajo tierra junto a larvas y malvas?».