Empecé este blog con 16 años y otro nombre ('Dime que series ves y te diré cómo eres'). En un principio solo hubo cabida para las series de televisión pero más tarde decidí ampliar el contenido a todo aquello que contase con un mínimo de guion/ficción, ¡incluso la propia vida, señorxs! Decía Susan Sontag en 'Contra la interpretación': "En las buenas películas existe siempre una espontaneidad que nos libera por entero de la ansiedad por interpretar". Carrie Bradshaw decía en 'Sexo en Nueva York': "I couldn't help but wonder...". Bienvenidxs. Contacto: oscarrusvicente@gmail.com



jueves, 12 de junio de 2014

Relatos Cortos (IXX)

Me percaté de mi creciente -e incluso me atrevería a catalogarla como obsesiva- necesidad del tacto de mi piel con la de otro hombre en el momento en el que un varón desconocido que rondaría la cuarentena, sin querer y ofreciendo inmediatamente sus disculpas, rozó mis labios con su mano en el Metro. Ya no sólo se produjo una previsible respuesta por parte de mi pene en forma de erección matutina sino que me invadió un sentimiento de nostalgia hacia el roce de pieles y cuerpos desnudos. De lo que no me percaté hasta cierto tiempo después fue el inexplicable y confuso cambio drástico del vagón y de las personas que respiraban el poco aire fresco por el que luchábamos. Mi cuerpo y mi cabeza comenzaron a mostrar síntomas de inconformidad y rechazo como si ellos no pertenecieran a ese tiempo y ese espacio concretos.  Sólo hicieron falta unos segundos para desfallecer entre la multitud sudorosa.  Desperté en una aséptica habitación cuyas paredes de color blanco me hicieron presumir que pertenecían a las de un hospital. No recordaba absolutamente nada de lo acontecido previamente pero lo más doloroso fue mi intento desesperado por recordar mi propio nombre. Ante la posibilidad de amnesia, el pánico y la desesperación se apoderaron de la situación. Mi consecuente grito de auxilio me privó en un principio de escuchar el sigiloso movimiento de una cámara alojada en el falso tacho. Al cabo de unos segundos, una masa de individuos -presumiblemente servicio médico- hizo acto de presencia. El show no había hecho nada más que comenzar.