Comencé en ésto de blogger con 16 años pero no le di vidilla al blog hasta los 18 tras empezar la universidad. En un principio sólo hubo cabida para series pero luego expandí la temática a todo aquello que tuviera un mínimo de guión/ficción; ¡hasta la propia vida, señoras! Decía Susan Sontag: "En las buenas películas, existe siempre una espontaneidad que nos libera por entero de la ansiedad por interpretar". Bienvenidas. Contacto: oscarrusvicente@gmail.com

jueves, 3 de marzo de 2011

Desmontando lo que da de sí febrero

Si os soy sincero, se me da fatal titular las entradas, sin embargo hoy se me ha ocurrido homenajear a Woody Allen con un título parecido a una de sus películas, la genial Desmontando a Harry. Algún día tendría que hablar sobre mi tardío descubrimiento de las películas del director y mi predilección por sus historias de amor tan bien contadas que tan ñoño, remilgado, melindroso, quejumbroso, sensiblero, apocado, timorato y pusilánime me ponen, pero hoy no es precisamente ese día. Hoy toca hablar sobre lo que me quedó pendiente la anterior entrada, a pesar de que tenía planeado hacerlo el pasado domingo.

En este mes me ha dado tiempo para descubrir a Shawn Ryan y algunas de sus series como The Shield y The Chicago Code. Con la primera de ellas tengo una especie de "deja vu" con Breaking Bad, la cual me zampé en verano más rápido de lo que hubiese querido, ya que aunque en trama se parezcan poco o nada, me recuerdan lo densas que pueden llegar a ser y lo incapaz que me veo de ver más de un capítulo al día. Por esa razón además pienso que la cuarta temporada de Breaking Bad será la que más disfruté a pesar de los increíbles 33 capítulos anteriores. Volviendo a The Shield, el piloto me dejó impactado a lo largo de sus casi sesenta minutos pero fue en los últimos cuando me dejó absolutamente trastocado ya que en ningún momento esperas el asesinato de Terry por parte de Vic, es más, piensas que la trama de la infiltración de éste puede dar juego al menos a lo largo de la primera temporada pero ni siquiera se te pasa por la cabeza ese giro de guión. Con respecto al protagonista, aún no le he cogido el truco, es más, me cae mal, sin embargo lo poco que se ha mostrado sobre su familia me ha parecido bastante interesante. Sobre todo me gusta la pareja de Dutch  y Claudette resolviendo los a primera vista simplones casos episódicos pero que derivan en interrogatorios y juegos entre los policías y los delincuentes más que potentes e interesantes.

También me ha dado tiempo casi a terminar la segunda temporada de Friday Night Lights, de la cual aún me quedan los dos últimos capítulos que no he encontrado en muy buena calidad que digamos, por lo que pensaba comprarme sus primeras temporadas en DVD pero ¡oh que sorpresa! la segunda temporada no está editada en España. Con respecto a la trama, me ha gustado el cambio de Lyla, la relación entre Matt y Carlota , las ideas y venidas de Tim y todo lo que tuviese que ver con el matrimonio Taylor pero vamos.. me chirrió demasiado el asesinato de Landry al acosador de Tyra. Además he leido que la tercera temporada supone una especie de borrón y cuenta nueva de la serie y que se olvidan de muchas tramas abiertas de la segunda.

Por otra parte está Fringe con la que estoy un poco decepcionado después del parón navideño y espero poder dedicarle una entrada entera en las próximas semanas, asi que hoy me despido recomendándoos Fargo de los hermanos Coen si no la habeis visto, a pesar del mal cuerpo que se te queda después de verla.