Empecé este blog con 16 años y otro nombre ('Dime que series ves y te diré cómo eres'). En un principio solo hubo cabida para las series de televisión pero más tarde decidí ampliar el contenido a todo aquello que contase con un mínimo de guion/ficción, ¡incluso la propia vida, señorxs! Decía Susan Sontag en 'Contra la interpretación': "En las buenas películas existe siempre una espontaneidad que nos libera por entero de la ansiedad por interpretar". Carrie Bradshaw decía en 'Sexo en Nueva York': "I couldn't help but wonder...". Bienvenidxs. Contacto: oscarrusvicente@gmail.com



domingo, 22 de abril de 2012

Weekend


Un viernes noche, tras una fiesta en casa con sus amigos heteros, Russell visita un club gay donde a última hora conoce a Glen. Ambos comienzan entonces una relación de fin de semana, pero lo que parecía que iba a ser el rollo de una noche comienza a tener la intensidad de un shock emocional de largo alcance.


Si digo que Weekend (2011) es la película más realista y preciosa que he visto en mi vida, puede que exagere un poco, pero tan sólo un poco. Quizás es por la ternura que transmite el personaje de Russell (Tom Cullen) o la bonita no-historia de amor desarrollada en tan sólo un fin de semana, pero estuve con el corazón en un puño durante 96 minutos.

Si hay algo que recuerdo casi siempre de mis películas favoritas son las conversaciones y en este caso, en una película como ésta con tan pocos personajes, es fundamental la construcción de los diálogos y debo decir que la mayoría de ellos son fantásticos (a excepción de algunas lineas un poco confusas cuando los personajes están drogados), en los cuales sale a relucir especialmente la inseguridad de Russell, quien únicamente está cómodo en su casa, en su cama, entre las sábanas.., no le gusta salir a la calle. Como contraste se encuentra la total seguridad de Glen (Chris New) ante la vida , mostrada en un giro de la película (simple pero efectivo) que prefiero no revelar. Hablando de contrastes, Russell cree en el amor y en la posibilidad de poder estar con alguien para siempre, en cambio Glen es la personificación de la total independencia al mostrarse reacio a los compromisos y al  acabar siempre huyendo de lo que pueda hacerle echar raices en algún lugar. 

Weekend es muy ágil jugando con la limitación de personajes, espacio y tiempo. Ahí radica su grandeza. Totalmente recomendable.

sábado, 21 de abril de 2012

Deseos culpables

Shame. 2011. Steve McQueen. ¿Por qué no hablar también de películas? ¿Por qué restringirme al campo de las series? ¿Por qué no dar un poco de vida a un blog que lleva abandonado casi desde que lo empecé?



Brandon ha cultivado cuidadosamente su vida privada (lo que le permite satisfacer su adicción al sexo), que sin embargo se ve interrumpida cuando su hermana Sissy llega sin previo aviso para quedarse indefinidamente.

Definir Shame es complicado, o no tanto. Podría limitarme a la definición de drama erótico, o ir mas allá. No pretendo hacer un examen detallado y concienzudo de la película porque no soy capaz, pero uno de los puntos que más me ha impactado de la película, además del factor sexual, es el retrato de la realidad y de la propia vida a través de numerosas conversaciones entre Brandon y Sissy.

Hablan de tropiezos repetidos, de perdones que no llegan a ningún puerto, de autodestrucción, de cuestionarse moralmente y básicamente de sus propias vidas sin dar detalle alguno al espectador, porque no hace falta, detectando éste rápidamente que no han tenido la mejor de las infancias posibles. Brandon parece estar orgulloso de tener un buen apartamento en Nueva York y un trabajo, pero Sissy le planta la realidad en la cara diciéndole que no tiene a nadie, bueno, a ella. Son hermanos y se supone que tienen que cuidarse, pero el personaje de Brandon parece reacio a depender o cuidar de alguien, aspecto que quizás solucione con el desenlace de la película: ambiguo, desalentador, y extremadamente deprimente.

Otra conversación que cabe destacar es la de Brandon y la compañera de trabajo con la que tiene una cita, Marianne, en la que sale a relucir el tema del amor y de las parejas. La posibilidad de estar con alguien durante toda tu vida o tan sólo cuatro meses. 

Me quedo de la película con las conversaciones, con la escena de apertura mezclada con una estupenda banda sonora, con la interpretación de Carey Mulligan de 'New York, New York' y con la soberbia actuación de Michael Fassbender pero no tanto con las escenas de sexo, que son relevantes para el drama del personaje, pero que en comparación con el resto de los componentes de la película se quedan en nada. No provocan escándalo, sino más bien tristeza e incomodidad. Una muy buena película que deja inevitablemente un sabor amargo.

martes, 3 de abril de 2012

Detective Mars


Hace ya varias semanas leí un debate acerca de ver series que no tienen un buen final en el que ni siquiera se cierran las tramas de una forma más o menos decente, y mi postura es clara: hay series que merecen muchísimo la pena ver a pesar de no contar con un correcto desenlace. En mi caso,el mejor ejemplo conocido es Veronica Mars, estrenada en septiembre de 2004 y cancelada con tan sólo tres temporadas a sus espaldas en mayo de 2007.  Dos principales motivos me "obligaron" a empezar con ella; la aparición de su protagonista en casi todas las típicas listas de mejores personajes (femeninos o no) y tener las tres temporadas a mano gracias a una amiga muy (pero muy) fan de la serie. Ah, se me olvidaba, otro de los motivos era que Los Soprano me aburría soberanamente.

Veronica Mars me lo ha hecho pasar increíblemente bien gracias a su casi perfecta combinación de misterio, intriga, trama adolescente y mucho humor negro, no sin olvidar a su gran abanico de personajes perfectamente construidos (a excepción de los insoportables hermanos Casablanca y el sheriff Lamb) o sus continuas referencias culturales como Battlestar Galactica o un sinfín de grupos musicales. Una de las mayores virtudes de la serie, además de la personalidad de Veronica, es la coherencia de los guionistas al encaminar la vida amorosa de la protagonista. Sus decisiones no se ven forzadas y siempre los giros de las tramas amorosas se ven provocados por algún suceso relativamente importante.

Sin embargo la serie 'teen' por excelencia también peca de algunos defectos, como por ejemplo la saturación de asesinatos e intrigas a lo largo de 64 episodios, la confusa que a veces puede resultar la trama de misterio (especialmente en la segunda temporada, la cual además fue muy pretenciosa) y sobre todo esos últimos cuatro capítulos de la tercera temporada que pecan de no tener ningún hilo conductor al resolverse la trama principal ya en el capítulo quince y el sabor muy amargo que supone su no-final al dejar absolutamente todas las tramas abiertas y con una Veronica aún más "bitch" que durante el resto de la serie y un Logan volviendo a sus orígenes más violentos.

Aun así, desde aquí recomiendo a todo el mundo ver Veronica Mars porque es tremendamente adictiva y cuenta además con el factor "sorpresa" de la participación de Jessica Chastain, Paris Hilton o Josh Whedon como personajes episódicos.

lunes, 2 de abril de 2012

Mad Men is back

Que Mad Men sea una serie difícil de calar en el espectador no es nada nuevo, postura que sin embargo, no comprendo (ni comparto) puesto que en mi caso, a los pocos capítulos de empezar con ella ya estaba totalmente enganchado y a pesar del posterior bache que supuso la tercera temporada casi en su totalidad, continué (afortunadamente).

Tras la maravillosa cuarta temporada, Mad Men , en sus nuevos capítulos, continúa sorprendiendo y demostrando lo grande que es (y puede llegar a ser) puesto que una de sus grandes bazas es su cualidad de sorprender al espectador al nunca saber por donde van a ir los tiros. Cabe destacar a Megan, personaje que yo recuerde no era santo de mi devoción durante la anterior temporada que sin embargo gracias a su matrimonio con Don se ha convertido en uno de los personajes más interesantes en este momento (¿hace falta mencionar su ya famosa interpretación de 'Zou Bisou Bisou'?) Mencionar también el cambio radical de Betty, no sólo físicamente (los guionistas se han coronado....), sino también en el aspecto personal y familiar aparentemente. Ah, y Peggy sigue igual de dulce y mezquina a partes iguales. Ella es la bomba y lo vale.