Comencé en ésto de blogger con 16 años pero no le di vidilla al blog hasta los 18 tras empezar la universidad. En un principio sólo hubo cabida para series pero luego expandí la temática a todo aquello que tuviera un mínimo de guión/ficción; ¡hasta la propia vida, señoras! Decía Susan Sontag: "En las buenas películas, existe siempre una espontaneidad que nos libera por entero de la ansiedad por interpretar". Bienvenidas. Contacto: oscarrusvicente@gmail.com

martes, 3 de abril de 2012

Detective Mars


Hace ya varias semanas leí un debate acerca de ver series que no tienen un buen final en el que ni siquiera se cierran las tramas de una forma más o menos decente, y mi postura es clara: hay series que merecen muchísimo la pena ver a pesar de no contar con un correcto desenlace. En mi caso,el mejor ejemplo conocido es Veronica Mars, estrenada en septiembre de 2004 y cancelada con tan sólo tres temporadas a sus espaldas en mayo de 2007.  Dos principales motivos me "obligaron" a empezar con ella; la aparición de su protagonista en casi todas las típicas listas de mejores personajes (femeninos o no) y tener las tres temporadas a mano gracias a una amiga muy (pero muy) fan de la serie. Ah, se me olvidaba, otro de los motivos era que Los Soprano me aburría soberanamente.

Veronica Mars me lo ha hecho pasar increíblemente bien gracias a su casi perfecta combinación de misterio, intriga, trama adolescente y mucho humor negro, no sin olvidar a su gran abanico de personajes perfectamente construidos (a excepción de los insoportables hermanos Casablanca y el sheriff Lamb) o sus continuas referencias culturales como Battlestar Galactica o un sinfín de grupos musicales. Una de las mayores virtudes de la serie, además de la personalidad de Veronica, es la coherencia de los guionistas al encaminar la vida amorosa de la protagonista. Sus decisiones no se ven forzadas y siempre los giros de las tramas amorosas se ven provocados por algún suceso relativamente importante.

Sin embargo la serie 'teen' por excelencia también peca de algunos defectos, como por ejemplo la saturación de asesinatos e intrigas a lo largo de 64 episodios, la confusa que a veces puede resultar la trama de misterio (especialmente en la segunda temporada, la cual además fue muy pretenciosa) y sobre todo esos últimos cuatro capítulos de la tercera temporada que pecan de no tener ningún hilo conductor al resolverse la trama principal ya en el capítulo quince y el sabor muy amargo que supone su no-final al dejar absolutamente todas las tramas abiertas y con una Veronica aún más "bitch" que durante el resto de la serie y un Logan volviendo a sus orígenes más violentos.

Aun así, desde aquí recomiendo a todo el mundo ver Veronica Mars porque es tremendamente adictiva y cuenta además con el factor "sorpresa" de la participación de Jessica Chastain, Paris Hilton o Josh Whedon como personajes episódicos.