Empecé este blog con 16 años y otro nombre ('Dime que series ves y te diré cómo eres'). En un principio solo hubo cabida para las series de televisión pero más tarde decidí ampliar el contenido a todo aquello que contase con un mínimo de guion/ficción, ¡incluso la propia vida, señorxs! Decía Susan Sontag en 'Contra la interpretación': "En las buenas películas existe siempre una espontaneidad que nos libera por entero de la ansiedad por interpretar". Carrie Bradshaw decía en 'Sexo en Nueva York': "I couldn't help but wonder...". Bienvenidxs. Contacto: oscarrusvicente@gmail.com



miércoles, 29 de abril de 2015

Hagai Levi viene a España para hablar sobre sus series ‘Be'Tipul’ y ‘The Affair’

Con motivo de la master class (clase magistral) de Hagai Levi que tuvo lugar el sábado 18 de abril en Madrid organizada por el sindicato de guionistas ALMA, Giro de Guion entrevista al creador y director de la serie de televisión israelí Be'Tipul y co-creador y co-productor de la estadounidense The Affair cuya primera temporada se estrenó durante el otoño de 2014 y es emitida en España a través de Movistar Series.

‘Caída’, una supervivencia anacrónica



Publicado originalmente en Infoactualidad el martes 28 de abril de 2015 | Tras cursar la modalidad de Bachillerato de Artes con la mirada puesta en el futuro del diseño, Andrés Jiménez Talavera (20 abril 1992), autor del ebook ‘Caída’, optó cursar un Grado Superior de Realización de Audiovisuales y Espectáculos donde aprendió a escribir guiones y el tratamiento de personajes y tramas. Durante las prácticas en la productora audiovisual OPH comenzó a elucubrar una novela a raíz de un relato corto. Actualmente compagina la escritura de la segunda parte de `Caída´ con trabajos puntuales de cámara y montaje.

viernes, 24 de abril de 2015

Relatos Cortos (XX)

Y hoy, un mes más tarde, logro perdonarte. Vale: "perdonarte". Soy el narrador en primera persona, ¿lo recuerdas? Hago y deshago la historia a mi antojo. Toda historia de amor tradicional tiene dos versiones. No puedo contar la tuya pero sí la mía. Tu familia me odiará. Mi familia ni siquiera recordará tu nombre; quizás mi señor padre recuerde tu número de pie. Lo adivinó cuando, por sorpresa y sin premeditación, llegó antes de lo esperado a casa contigo y conmigo en la bañera con el agua hasta los hombros. Hablando sin necesidad de tener sexo. Nuestra historia -nuestro guión- no requería sexo salvaje. Nunca lo tendríamos. Mi señor padre vio aquellos zapatos de vestir, tan horrorosos, pero tan cómodos para tu número 40ymuchos. Siento no recordar el número exacto de pie, la memoria falla. El corazón también, lo has/hemos comprobado en tus/mis/nuestras propias carnes. ¿Y quién es víctima y quién es verdugo? ¿Quién decide su rol? ¿Nosotros mismos? ¿Nuestros más allegados? ¿El tiempo? Espera, contesto: yo soy el verdugo. Para ti. Para tu madre. Para la mía. Para aquellos amigos ("amigos") que me tachan de bipolar por romper nuestra relación. "Relación". Por romper todas y cada una de las relaciones que me ofrecieron una vida en pareja. Amor había. Agallas no. A excepción de aquel límpido hijodeputa que me rompió el corazón en el momento más delicado de mi corta existencia. ¿Qué prefieres que escriba?, ¿que yo te rompí el corazón? Lo hago. Lo reconozco. Lo hice. Necesitaba desaparecer. Necesitabas desaparecer. Necesito construir un futuro. Necesitas construir tu futuro. En Londres, en Berlín o en Madrid. Pero sin mí. Sin depender de la existencia de un límpido hijodeputa como yo. Te quise. Te dejé de querer. Te volví a querer más que nunca. Y volví a dejarte de querer. ¿Y ahora? Mentiría al decir que no profeso cariño hacia ti. Pero no el suficiente como para retomar el contacto por tercera vez. El daño está hecho. La cicatriz también. Mi versión acaba aquí. No tuvimos todo el tiempo del mundo que dedicarnos. Fallé (en mi predicción). ¿Recuerdas aquel tango? Siempre te quejaste de que nunca te volví a besar como la primera vez. Tan apasionadamente como si no hubiera mañana. Y es que, querido, no lo había:
Le besó su párpado derecho. La palabra, como mero trámite de arbitraje, brilló por su ausencia pues no hizo falta ninguna. Aquel tango corporal entre los labios del emisor y el párpado derecho del receptor fue mensaje y canal simultáneamente. Fue un canto sin letra a la imperfección. Al compás de una despedida atemporal, su futuro en común se expandía en el horizonte pues aquellos dos recién estrenados amantes tenían todo el tiempo del mundo que dedicarse.

domingo, 19 de abril de 2015

'The Jinx' & 'Serial', o cómo un nuevo estilo de narrativa sobre crímenes reales rompe las reglas del periodismo tradicional

Entre otoño de 2014 e invierno de 2015 un programa de radio (Serial) y un documental (The Jinx) han dado mucho de qué hablar en la blogosfera seriéfila española y páginas webs estadounidenses especialistas en analizar ficción cuando paradójicamente ninguno de ellos son series de televisión. Más allá de sus títulos -ambiguos a la vez que precisos- quienes más ruido han generado han sido sus protagonistas directos (Adnan Syed y Robert Durst) e indirectos (Sarah Koenig y Andrew Jarecki). Adnan Syed lleva doce años en prisión por el asesinato de su ex-novia en 1999 cuando ambos eran adolescentes. El multimillonario Robert Durst, hasta la emisión de la última parte del documental, había escapado de la ley tras ser sospechoso de la desaparición de su primera mujer en los años 80, el asesinato de su mejor amiga Susan Berman en 2000 y el de su vecino Morris Black en 2001. Sarah Koenig, periodista de ABC News y The New York Times, proviene del podcast This American LifeAndrew Jarecki es director de cine y responsable del documental Capturing the Friedmans (id, 2003) y la película All Good Things (id, 2010), la cual aborda, bajo el lema "basada en hechos reales", el matrimonio entre Robert Durst y Kathleen McCormack, interpretados por Ryan Gosling y Kirsten Dunst respectivamente. The Jinx nació tras Bob ver la película y contactar con la productora bajo el deseo de una entrevista con Jarecki. Serial nació después de que Rabia Chaudry, abogada y amiga de la familia Syed, presentara el caso a Koenig.

jueves, 16 de abril de 2015

Relatos cortos (XIX)

Aquella mañana, se despertó de la misma manera que se durmió, con el repiqueteo de la lluvia. Notó un dolor de cabeza propio de la brusquedad del cambio temporal. También cierto poso de ansiedad e inmediatamente recordó que aquel día, 16 de abril, sus dos madres cumplían 55 años. Una de ellas estaría en la planta baja de su casa desayunando con la radio encendida como si fuera un día más, ¿la otra? Lo desconocía por completo, elucubrar no era una opción y el corazón le insistía en llamar, en saber de ella. Tras descubrir cómo poder establecer una conexión telefónica entre un universo y otro, se dejó llevar por aquel ímpetu matutino -tan propio de la noche- y llamó a una casa que un día fue su hogar.

-¿Sí?
-¡Felicidades Mamá!
-¿Quién eres?
-Tu hijo.
-Anda, pensaba que era tu tía.
-[...]

Y colgó.

martes, 14 de abril de 2015

Isabel Vázquez presenta 'Me llamo Peggy Olson' en el último BirraSeries Madrid

Isabel Vázquez | Fotografía: Santiago García de Leániz
La última edición madrileña de BirraSeries tuvo como protagonista a Isabel Vázquez con motivo de la presentación de Me llamo Peggy Olson (Colección Series B, Editorial B), un ensayo sobre el personaje femenino homónimo interpretado por la actriz Elisabeth Moss en la serie de televisión Mad Men, cuya segunda parte de su séptima y última temporada arrancó el domingo 5 de abril en Estados Unidos y finalizará el 17 de mayo. Canal+ Series la emite cada lunes siguiente a las 21.30 en Versión Original Subtitulada (VOS).

viernes, 10 de abril de 2015


A jueves 9 de abril de 2015. Se acercan las diez de la noche, aún sigo fuera de casa, camino hacia mi hogar, en el Cercanías. Parada en Atocha, mientras escribo estas líneas, ¡maldita sea! Escenario de despedidas: Miguel en 2011 (y 2013), Manuel en 2012, Benjamin en 2014. Lección aprendida: no hurgar en el pasado. Ahora vivo en la otra punta de Madrid, en Pinto, con otro Óscar y dos Esther(es); una nueva vida, un nuevo yo. Aquel que dejé de ser o nunca fui, a decir verdad. Mi día ha sido una sucesión de golpes de -mala- suerte: he "perdido" el móvil -¡me importa una mierda!- y mi bloc de notas -mi YO- lleno de apuntes de clase y declaraciones de entrevistados. Sin embargo he disfrutado de dos entrevistas a cantantes de música -locales, ¡vale!, ¿y?- y la presentación de Me llamo Pegy Olson, un libro que simboliza mi pasión por el periodismo, las series de televisión, Mad Men,... y por la literatura pues algún día -muy, muy lejano- me gustaría escribir mi propio libro, aquella novela de ciencia ficción que empecé a maquinar en mi cabeza bajo el pretexto de liberar mi dolor emocional y hablar sobre ello en tercera persona pero sabiendo de lo que uno hablaba: la mortífera incertidumbre. Empecé Mad Men con 17 años, antes de viajar durante tres semanas a Estados Unidos en 2011, y finalicé sus cuatro temporadas al volver... con el verano a la vuelta de la esquina. Disfruté, como nunca lo había hecho antes con esta serie, de su quinta temporada en época de pre-selectividad; vi la sexta sin pena ni gloria -era un zombie empastillado de antidepresivos- pensando en mis dramas personales... pero volví a disfrutar de la séptima como si nada malo hubiera ocurrido. 2015, ¡han pasado sólo cuatro años!, parece una eternidad pero a la vez una nimiedad. Aquí estoy, despidiendo Mad Men, despidiendo de una vez por todas mis vicios melodramáticos de enfermo post-adolescente. Hay vida después de Mad Men pero sobre todo hay vida después del coma de la depresión y la psicosomatización. ¿Olvidaré? No. Nunca. ¿Me perdonarán aquellos a los que herí casi de muerte? Siento el desprecio selectivo de mi memoria explícita y a largo plazo pero he olvidado nombres y detalles. Recordar duele. Lo prefiero. Éso es que estoy vivo. Éste no es el principio del final, ¡todo lo contrario!, el final del principio. Parada en Pinto, me apeo del convoy, me dirijo a las escaleras provisionales -están construyendo un ascensor- y me topo con un individuo del que soy incapaz de adivinar el género, cubierto por una manta isotérmica y rodeado de miembros del Samur. Varias mujeres se preguntan entre ellas si está muerta. Género descubierto. Me juro a mí mismo no girar la cabeza mientras subo los peldaños. Ese ¿cadáver? soy mi antiguo yo del que no quiero volver a oír jamás. Concilio el sueño a medianoche pero opto por madrugar para recuperar mi móvil y mi bloc de notas. Escucho Izal en Radio3 mientras devoro Me llamo Peggy Olson en el tren, ¡espera!, ¿qué es eso? FELICIDAD.

Y ahora sólo queda la marca
que ha dejado el paso del tiempo.
Ciertas formas de movimiento..
un recuerdo, un acto reflejo.

Adiós al pánico práctico de habernos encontrado.
Adiós al vértigo de vernos coincidiendo en el espacio.
Adiós, adiós..que no volvamos a vernos nunca, nunca, nunca!!


[Pánico práctico - Izal]

Para Mila, con la que compartí mi afición a Mad Men en el momento más delicado de mi vida. 
Un beso, si me oyes, mándame tú otro.

sábado, 4 de abril de 2015

Relatos cortos (XXVIII)

No importaba cuantos hombres hubieran pasado o fueran a pasar por su lecho, aquel sexo desposeído de cualquier tipo de sentimiento afectivo no difuminaría dicho recuerdo. Uno que mejor no remover, pues como la mierda, cuanto más se movía, más olía. La experiencia le había enseñado que la mejor forma de vivir con el pasado no era evitarlo, tampoco cambiarlo, sino aceptarlo y convivir con él lo mas armoniosamente posible. Tras dos años de idas y venidas online que no condujeron a ningún encuentro físico, ambos ex-amantes finalmente se rencontrarían en la misma vía donde se despidieron bajo el firme deseo, que no promesa, de volverse a ver sólo si el destino lo dictase. No fue así pues ambos continuaron buscándose. ¿El problema? El eterno: cuando uno le buscaba, el otro no dejaba encontrarse, y viceversa. Sus intereses; ya fueran de índole amorosa, sexual o desconocida y no compartida por el sujeto en cuestión, no volvieron a coincidir. Como dos líneas paralelas que fueron perpendiculares años luz atrás. ¿Cuánto habría que esperar para un hito de tal magnitud? Cuanto más tiempo pasaba, menos probabilidades de unirles en el mismo escenario, en los mismos espacio y tiempo, el mismo deseo: contemplarse vivir mutuamente. Aquel encuentro, exento de casualidad alguna, dejó la herida más abierta aún. Una que nunca cicatrizaría pero en sus manos estaba no agravar el corte. Había dos caminos pero libres de medias tintas: la eternidad. En equipo. O en solitario. Era hora de apostar por el caballo ganador.

viernes, 3 de abril de 2015

Próspero 2015

(De izq a dcha) Aura Garrido, Rodolfo Sancho y Nacho Fresneda en El Ministerio del Tiempo (TVE)
Nuevos aires parecen soplar en la ficción española pues el público ya no apoya en masa productos de corte extremadamente familiar y blanco como Algo que celebrar cuyo último antecedente similar sería Familia. Tampoco es que otros productos como Víctor Ros o Alatriste, dramas de época y aventura, hayan sido el summum del éxito. En cambio, Velvet se ha consolidado en su segunda temporada como la reina de la casa de Antena 3, nunca bajando de los 4 millones de espectadores -a excepción de dos ocasiones-  y Cuéntame Como Pasó continúa dando guerra en La 1 a pesar de la aplastante competencia del resucitado Gran Hermano Vip. Desconozco cuánto tiempo han copado mayor tiempo en pantalla, si la familia Alcántara o el clan Esteban-Janeiro. El Príncipe, El tiempo entre costuras Velvet dieron un golpe en la mesa en cuanto a temática y audiencias la pasada temporada televisiva 2013-2014; este curso ninguna primeriza ha logrado dicho estatus.

miércoles, 1 de abril de 2015

José Mª Goenaga muestra '80 egunean' en la Sala Berlanga

[De izq. a dch.] José María Goenaga y Laura Freixas | Fotografía: Óscar Rus
Publicado originalmente en Infoactualidad el martes 31 de marzo de 2015 |Tras su estreno comercial el 21 de mayo de 2010, 80 eguneanvolvió durante un día a una sala de cine gracias a SGAE, sociedad promotora del ciclo 'Amigas' celebrado en la Sala Berlanga de Madrid entre el 22 y 27 de marzo con motivo del Mes Internacional de la Mujer. Tras la proyección de la película vasca, su codirector y coguionista José María Goenaga conversó sobre la misma con la organizadora del evento, Laura Freixas, y el público.