sábado, 13 de octubre de 2012

'Homeland' sigue pisando fuerte



(Spoilers hasta el 2x02) Pongámonos en antecedentes. Homeland se despidió el pasado diciembre cerrando una primera temporada ejemplar en la que sus guionistas consiguieron mantener la tensión y el pulso narrativo desde su primer episodio hasta el último y dibujar unos personajes que siempre oscilaban en una larga escala de grises, cumpliendo las expectativas e incluso superándolas. (¿Alguien se esperaba una relación tan directa y enfermiza entre los protagonistas?) El 1x13, titulado ‘Marine One’, nos desveló casi todos los misterios planteados a lo largo de la temporada y supuso una especie de reinicio argumental con Carrie sometiéndose a un electroshock y Brody fallando la misión que Abu Nazir le encomendó.

Sin embargo para muchos espectadores, el punto y aparte de la trama supuso un acto de cobardía e incluso vergonzante por parte de los guionistas al no llevarse a cabo el asesinato del presidente. En mi opinión, creo que no existía una mejor manera de salir airosos de la renovación de la serie, además de resultar casi inconcebible una segunda temporada sin la presencia del marine. La verdadera esencia de la serie radica en la relación entre Carrie y Brody y su tan estimulante juego del gato y el ratón por encima de ataques terroristas, topos en la CIA y dramas familiares.

Tras la ‘season finale’  y la ‘season premiere’ muchas fueron las preguntas que quedaron en el aire referentes al argumento (¿Volverá Carrie a la CIA?, ¿Cuál será el siguiente paso de Abu Nazir?, ¿Quién es el topo de la CIA?) pero lo que realmente importa es si Homeland será capaz de superarse así misma tras perder el factor sorpresa y poner absolutamente todas las cartas sobre la mesa. La ambigüedad del personaje de Nicholas ha desaparecido y de momento el espectador cree que conoce el pasado y las motivaciones de los personajes a excepción del enigmático Saul, por supuesto.

De todos modos, la reducción  del “factor misterio” no ha implicado por el momento la pérdida de brillantez en el relato. Tras los dos primeros capítulos de la temporada, el espectador ha sido testigo de las dudas de Brody a cerca de su vinculación al terrorismo islamista tras el asesinato de Walker, su compañero de misión; la relación cada vez más estrecha entre el ex-marine y su hija Dana; la progresiva introducción de Jessica en el mundo político; una visión del Beirut caótico y peligroso  y  los vaivenes emocionales (ya presentes en la recta final de la anterior temporada) de Carrie, quien se cuestiona constantemente si lo presenciado es real o no. Por otra parte, creo que ha sido acertadísimo que Jessica haya descubierto la conversión de su marido al islam. Acertadísimo.

Carrie: Why did you stop calling, Saul?
Ya que he mencionado el episodio emitido el pasado domingo, toca hablar del explosivo y comentadísimo cliffhanger que nos regaló. Ya había leído por alguna página web estadounidense  que el final del 2x02 supondría una especie de “game change”, lo que no quitó para que LA escena fuera de traca. Brillantes últimos minutos que provocan tanto expectación como duda. ¿Sabrán manejar los guionistas la bomba que han dejado caer? Saldremos de dudas el próximo lunes. Eso sí, espero que este tipo de giros de guión no acaben destruyendo la coherencia y credibilidad que caracterizan y encumbran a Homeland.