Comencé en ésto de blogger con 16 años pero no le di vidilla al blog hasta los 18 tras empezar la universidad. En un principio sólo hubo cabida para series pero luego expandí la temática a todo aquello que tuviera un mínimo de guión/ficción; ¡hasta la propia vida, señoras! Decía Susan Sontag: "En las buenas películas, existe siempre una espontaneidad que nos libera por entero de la ansiedad por interpretar". Bienvenidas. Contacto: oscarrusvicente@gmail.com

martes, 1 de noviembre de 2011

Homeland, pisando fuerte.

Crítica de Homeland, nostalgia por Rubicon. Esa parece ser la tónica general en los comentarios sobre Homeland, que no discuto, pero Rubicon me cansó incluso antes de su soporífero ecuador, cosa que la nueva serie de Showtime no está haciendo, es más, creo que junto a American Horror Story, Friday Night Lights y alguna que otra serie británica, es de las pocas series que me lo haya hecho pasar tan bien en sus primeros episodios. ¿Que de qué va Homeland?


Durante el visionado de cualquiera de sus primeros cinco capítulos, muchos pensamientos son los que te pasan por la cabeza. Uno de ellos es el estar presenciando algo grande, muy grande, y que además va por el genial camino de ser incluso mejor. Otro es el de que Claire Danes tiene una cara de desquiciada total, pero eso es otro tema. Y claro, para poner por las nubes a Homeland uno tiene que hablar de sus personajes, porque la trama puede resultar de momento un poco simple, a pesar de lo entretenida, atrayente y efectista que también es, pero son sus personajes los que claramente aportan ese gran nivel dramático a la serie.

Ligeros spoilers, allá tú.
Muchos dramas en el frente, destacar dos. El de Brody, el cual tras haber estado preso por una banda terrorista durante ocho años, debe hacer frente a una vida pública de la que en un principio reniega y también a una familia a la que practicamente no conoce, principalmente sus hijos, y a una mujer (Jessica, interpretada por una guapísima Morena Baccarin) a la que debe intentar querer como lo hacía antes de que se marchase a Iraq, algo practicamente imposible ya que debe afrontar la posibilidad de que ésta haya tenido más que palabras con su mejor amigo, Mike. Y el de Carrie, teniendo que afrontar la misión de demostrar sus sospechas sobre el sargento Brody y la investigación sobre Abu Nazir, además de su propia enfermedad. Pero no sólo de sus protagonistas vive Homeland, porque por ahí también está Mandy Patinkin interpretando a Saul, mentor de Carrie y encargado de ponerle siempre los pies en la tierra con respecto a sus sospechas. Y como plus, en este último capitulo emitido, conocemos su situación personal bastante perjudicada por su trabajo en la CIA. 


Con respecto a la trama, además de lo dicho anteriormente, no juega al despiste (obviando la ambigüedad del personaje de Brody), ofrece bien sus cartas y va con pies de plomo ofreciendo la información justa, accesible y no tramposa para así provocar intriga en el espectador sin que éste se pierda (¿alguien ha dicho Rubicon?). Y como punto a favor, no recurre tampoco a fallidos o tramposos cliffhangers permitiendose incluso el lujo estos dos últimos capítulos de finalizarlos sin soltar ninguna bomba. Aunque a decir verdad tanto la escena final del cuarto capítulo con la conversación Brodry-Carrie como la del quinto capítulo con una Carrie nerviosa, sin poder dormir y sentada en las escaleras son potentes en mi opinión. Especialmente la del cuarto, ya que se atisba una posible relación mucho más cercana entre los protagonistas de lo que yo esperaba.

En conclusión, Homeland cumple las expectativas, y mucho.