Empecé este blog con 16 años y otro nombre ('Dime que series ves y te diré cómo eres'). En un principio solo hubo cabida para las series de televisión pero más tarde decidí ampliar el contenido a todo aquello que contase con un mínimo de guion/ficción, ¡incluso la propia vida, señorxs! Decía Susan Sontag en 'Contra la interpretación': "En las buenas películas existe siempre una espontaneidad que nos libera por entero de la ansiedad por interpretar". Carrie Bradshaw decía en 'Sexo en Nueva York': "I couldn't help but wonder...". Bienvenidxs. Contacto: oscarrusvicente@gmail.com



domingo, 6 de noviembre de 2011

La reina de Los Hampton


¿Aún no has visto el culebrón de la temporada, Revenge?
"This is not a story about forgiveness". Eso es lo que dice Emily Thorne en su particular presentación durante el piloto de Revenge "prometiéndonos" una venganza sin escrúpulos. Sin embargo creo que esa venganza por fascículos se ha quedado ahí, en promesa de momento, ya que me interesa mucho más un personaje que la principal trama mas que nada porque por ahí pulula, la para mí desconocida hasta hace dos días, Madeleine Stowe dando vida a Victoria Grayson, personaje culebronesco donde los haya. Pero esa caracterización tan extrema e incluso irrisoria es lo que más me atrae de la serie. Esas miradas intensas desde su balcón vigilando a Emly/Amanda, esas bofetadas tan glamurosas como panes que reparte, ese típico amor frustrado del pasado, esas peleas dialectales con Lydia, su ex mejor amiga y amante de su marido (de menor nivel que las de Constance y Moira en American Horror Story he de puntualizar), hacen que Victoria eclipse totalmente a la sosa de la protagonista, de la que cabe mencionar sus monólogos en off al principio y final de los capítulos, telita.

Y como en un buen culebrón no puede faltar una caida "accidental" de una terraza, la "pobre" Lydia ha sido la elegida para protagonizar una de las escenas más cutres pero memorables de lo que llevamos de serie.