Empecé este blog con 16 años y otro nombre ('Dime que series ves y te diré cómo eres'). En un principio solo hubo cabida para las series de televisión pero más tarde decidí ampliar el contenido a todo aquello que contase con un mínimo de guion/ficción, ¡incluso la propia vida, señorxs! Decía Susan Sontag en 'Contra la interpretación': "En las buenas películas existe siempre una espontaneidad que nos libera por entero de la ansiedad por interpretar". Carrie Bradshaw decía en 'Sexo en Nueva York': "I couldn't help but wonder...". Bienvenidxs. Contacto: oscarrusvicente@gmail.com



jueves, 14 de octubre de 2010

¡JAMÓN IBÉRICO!

Lo sé, el título no es raro, sino rarísimo, pero hoy me apetecía ser original. Y tranquilos, no voy a hablar de 'Los Serrano', aunque el tema no se aleja mucho, ya que voy a hablar de las series españolas que me engancharon en algún momento de mi corta vida. Una de las primeras fue 'El Internado' allá por el 2007, caí rendido ante tanto cúmulo de misterio barato y a veces vacío pero tan adictivo. Estuve casi 5 temporadas enganchado ante tanto giro de tuerca/salto al tiburón innecesario e incluso predecible, pero llegó el momento del desencanto, después de haber sido un verdadero fanático de la serie que hasta incluso llegaba a clase y lo único que hacía con mis compañeros era comentar lo que había pasado en el ultimo capitulo. La serie llegó a un punto en el que exigían respuestas a misterios abandonados u olvidados, pero cuando llegaron, ya era demasiado tarde, allá por el 2009 con una sexta temporada catalogada como 'la que iba a dar todas las respuestas'. Muchas veces el misterio es más bonito.. y 'El Internado' daba tanta insistencia  a esos enigmas que las expectativas ante tales tramas se disparaban. La sexta temporada pasó sin pena ni gloria, subió la calidad de la horrorosa quinta temporada pero no me hizo recordar sus primeras temporadas. Y la séptima temporada... no puedo opinar. Dejé la serie allá por el 7x02 o 7x03 después de comprobar que se habían pasado con tanto relleno. Ayer terminó la serie, simplemente hoy me he leído el final y me ha parecido predecible como en la línea de sus últimas temporadas. Una de las 'cosas' más reprochables era la incapacidad de los guionistas por renovar la trama completamente cada final de temporada, ya que el abanico de posibilidades que tenían era inmenso. Pero no, ellos decidían poner el letrero de '3 meses después' y ¡santas pascuas! como si todo fuese igual. Y nunca les perdonaré como pudieron terminar con el personaje de Nora, con el juego que podría haber dado, y se le ha dado tanta coba a otros personajes que el interés de sus tramas ya se habían acabado como por ejemplo, Elsa (que debía de haberse suicidado al final de la segunda temporada), Martín (en la misma cuarta temporada haber sido arrestado), Rebeca (no tenía que haber aparecido por el simple hecho de ser la "sustituta" de Nora), a Camilo (su resurrección fue lo que determinó que 'El Internado' estaba en sus última) y un largo etcétera de inconformidades con una serie que podía haber sido muchisimo más de lo que ha sido.


Sí, me he quedado a gusto.