jueves, 20 de enero de 2011

El fantasma de 'El Internado'

Podría haber hecho perfectamente esta entrada antes de la emisión de 'El Barco'. Sabía a lo que me enfrentaba, al típico producto de Globomedia destinado al público de Antena 3 que tan poco falla y que oye, si es su target y engancha a quien va dirigida ole por ellos. Las promos estaban curradas y la mayoría de los actores excepto un par (¿quién ha dicho Mario Casas?) me llamaban la atención como la gran Marina Salas que bordó el papel de Silvia en la infravalorada 'Hay Alguien Ahí', Juanjo Artero que dio vida durante casi diez años a Charlie en 'El Comisario' (recuerdo que lo veía con mi padre) e Irene Montalá de la que estoy enamoradísimo desde que la conocí en 'Herederos' interpretando a Mónica, hija de la malograda Manuela y enemiga de Carmen Orozco, y paro de dar detalles porque me gustaría que comprobarais que 'Herederos' es una de las más dignas producciones españolas de los últimos años que al menos 'Gran Reserva' ha seguido la estela en Televisión Española. ¿De que estaba hablando? A sí, que se suponía que la entrada iba sobre el estreno de 'El Barco' ¡pues allá vamos!

Las comparaciones son odiosas y muchas veces injustificadas pero el nuevo producto de Antena 3 se lo ha ganado a pulso, si ya desde su anuncio hace varios meses hizo sospechar que teníamos internado para rato a pesar del inminente, cutre y mal hecho final de éste, ayer solamente bastó ver el principio para presenciar que entre nosotros se encontraba la heredera (¿digna?) de 'El Internado', la cual en su piloto me fascinó debido a mi inexperiencia en esto de las series y me tragaba cualquier cosa. Un elenco coral que recuerda demasiado al de 'El Internado', como por ejemplo el más claro y chirriante, el de la niña monísima de la muerte que inevitablemente recuerda a la cansina Paula que dejó de hacer gracia allá por la tercera temporada, tramas para supuestamente todos los públicos (¡cómo odio eso!), misterios que a priori parecen ser interesantes pero que al desarrollarse resultarán vacios e incluso decepcionantes e incongruencias continuas hicieron que mi gozo se precipitase a un pozo sin fondo. ¿Y ese final con el personaje interpretado por el malo de Pasión de Gavilanes que recuerda a Fermín y su librito de investigaciones?

No creo que vea la temporada completa porque tengo seguro que poco cosa  aportará diferente a 'El Internado', continuará con el espíritu del difunto del que ya hace más de un año me cansé y explotará al máximo los torsos desnudos sus virtudes y sus tan insoportables y corregibles defectos. Ahora sólo queda esperar al estreno de 'Ángel o Demonio' a ver si éste si resulta ser un soplo de aire fresco y no sólo se queda en la sucesora de 'Hay Alguien Ahí' por eso de compartir guionistas, actores y trama fantástica pero vacía. No me importa que los efectos especiales sean cutres e incluso que chirríen algunas actuaciones que me temo como la Aura Garrido cuya interpretación en 'La Pecera de Eva' no fue muy plausible que digamos, es más, la vi demasiada sobreactuada a pesar de que el personaje lo exigía.

En conclusión, esta semana vuelve 'Fringe' y estoy que me muero de las ganas por ver el capítulo.