lunes, 31 de enero de 2011

Sentimientos encontrados

Tras casi dos semanas he terminado la primera temporada de 'Sons of Anarchy' y son demasiadas sensaciones acumuladas tras estos trece episodios como para ponerme de golpe con la siguiente. El piloto me dejó demasiado frío y únicamente me interesó el personaje de Gemma Teller y sus ya incipientes enfrentamientos con Tara en el hospital. La extraña tónica general que se ha dado a lo largo de la temporada quizás ha sido la de inestabilidad pero esta vez creo que más por mi parte que por la trama de la serie en sí.
A partir de aquí detalles de la trama de la primera temporada de SoA

Ni la familia Adams da tanto miedo

Una de las tramas que más me ha atraido ha sido la de los conflictos, pero no precisamente los de la banda de San Crow con Los Nueves o Los Mayas a pesar de que hayan dado escenas de acción realmente disfrutables y bien realizadas, me refiero a los enfrentamientos entre los personajes y sus particulares batallas interiores. Cada vez que sale Katey Sagal se come la pantalla pero si lo hace junto a Ron Perlman la cosa sube como la espuma y es que he disfrutado como un enano con el matrimonio Teller, sus discusiones violentas, muy violentas y sus apasionadas reconciliaciones. Si tuviese que elegir solo una de sus tantas geniales escenas haría trampa y serían todas las que se dan lugar durante el sexto episodio recalcando el momento en el que la matriarca de los Teller propina un ostiazo patinazo a la chica con la que se acostó Clay en Nevada y la discusión tan antológica entre el matrimonio en plena comisaria. Otra de las tramas que más me ha aparecido interesante e incluso divertida debido a la ''bitch'' June Stahl (¡adoro sus frases y su cara endemoniada al final del capítulo 1x12!) como agente federal, ha sido la de la lucha constante entre la banda de moteros y la ATF. Pero sobre todo me quedo con la tierna e imposible historia de amor entre Jax y Tara proporcionando las escenas más bonitas pero también más crudas de la serie (hay que tener bastante sangre fría para hacérselo al lado de un cadáver) y ya no sólo entre ellos como por ejemplo la escena final del 1x13 en el que ella se levanta para colocarle el chaleco al joven en el entierro de Donna, sino las consecuencias de su amor como la relación tan ambigua entre Gemma y ella que nunca sabes por donde va a salir. Por último destacar toda la gama de secundarios que también han proporcionado escenas más bien humorísticas que otra cosa como las siempre innecesarias experiencias de Tig o dramáticas como la indecisión de Opie al pertenecer definitivamente a la banda y la situación crítica con su familia con ese final tan dramático pero necesario para un cambio de roles de algunos personajes para la segunda temporada.

 En resumen, 'Sons of Anarchy' no es para mi y creo que se nota al escribir esta raquítica entrada por lo que no sé a ciencia cierta si continuaré con la segunda temporada. Me ha hecho pasármelo tan bien en algunos capítulos pero aburrirme tanto en otros que me parece que colgaré el chaleco por un par de semanas.